21 mar. 2013

¿Concursos y exhibiciones pueden generar stress en los caballos?

 
 
 
Muchos jinetes tienen historias acerca de cómo un caballo reaccionó fuertemente durante un concurso o exhibición en la pista sea como consecuencia de las luces, los ruidos fuertes, el público. Hay quien ha relatado una reacción más propia del Dr. Jekyll y Mr. Hyde que de un caballo cuando durante un concurso de adiestramiento narraban cómo se volvió un animal incontrolable mientras los jueces juzgaban.
 
Pero son en verdad los caballos los que reaccionan frente al stress de una competencia, o son acaso los jinetes los que se ven afectados?
 
Un estudio reciente de la Universidad de Viena hizo un análisis detenido tanto de jinetes como de caballos para ver cómo respondían de forma diferente cuando están trabajando sin espectadores comparado con su desempeño frente a un auditorio. A través de la medición de cortisol, una hormona del stress se obtuvo una medida objetiva de la repuesta frente al stress.
Tanto los caballos como los jinetes de la investigación pertenecían al equipo de adistramiento clásico de la Escuela Nacional de Equitación francesa y las lecturas se realizaron luego de una prueba sin audiencia y después de realizar una performance frente a aproximadamente 1000 espectadores.
 
Los resultados demostraron que los caballos padecían situaciones de stress cuando estaban siendo montados, pero estos síntomas de tensión se mantuvieron  iguales tanto frente a los espectadores como sin ellos.
El caso de los jinetes fue distinto. Los síntomas de stress fueron significativamente mayores cuando la audiencia estaba presente.
 
Los investigadores habían sugerido de antemano que aunque los caballos no experimentan " miedo escénico" de la manera en que lo padecen los humanos, lo cierto es que los niveles de stress de los caballos podrían aumentar a medida que aumenta el stress en el jinete. Sin embargo, a pesar de la creencia popular que sostiene que el caballo refleja el estado emocional del jinete esto no pareciera ser así.
 
Los sujetos de análisis fueron caballos y jinetes experimentados y concluyen que los resultados podrían ser diferentes tomando caballos jóvenes y jinetes inexpertos.
 
 
 



14 feb. 2013

Riesgos y precauciones cuando se monta un caballo de salto


 
Por lo general la gente se pregunta acerca de la seguridad de montar un caballo de salto, cuán riesgoso es para el jinete, si en verdad el caballo hace todo solo y si es el único que puede lastimarse durante una prueba y si la equitación se trata o no de un deporte arriesgado. Pues bien, les sorprenderá saber que algunos estudios realizados determinaron que comparativamente es más seguro conducir una moto que montar a caballo ya que, según se explica, se necesitan alrededor de 7000 horas de andar en moto antes de lesionarse y en el caso de montar a caballo la cantidad baja a 350 horas. Los riesgos que conlleva la equitación son entre otros caer y golpear contra objetos fijos, ser arrastrado por el suelo con el pie atrapado en el estribo, quedar aprisionado entre caballo y el suelo, recibir una patada, por nombrar algunos. Aún así el montar a caballo es algo incomparable para los amantes de la equitación y es bueno saber que cada regla, pauta, consejo y maneras de actuar están allí y fueron creados a fin de preservar la seguridad del jinete. Siguiendo las pautas los accidentes no deberían ser una norma sino la excepción a la regla.

  • No descuidar las patas y cascos del caballo para asegurar su buen estado y efectuar revisación por parte del veterinario si fuera necesario.
  • Revisar estado de conservación de las herraduras y realizar consultas con un herrero experimentado y tomar las observaciones que éste haga.
  • Verificar que el caballo esté en buena condición física para saltar.
  • Chequear que se esté usando la montura adecuada, bien colocada y asegurada, así como el largo de los estribos que debe ser el correcto.
  • Usar un casco en buen estado.
  • Tomar clases para conocer al caballo y perfeccionarse como binomio
  • Verificar el área donde se saltará, esto es inspeccionar a pie el recorrido, las alturas, de ser posible que el suelo esté preparado, ni muy blando ni muy duro, y observar si hay pozos u objetos como rocas que pudieran provocar accidentes.
Es primordial que los jinetes novatos estén bien asesorados y guiados por profesores experimentados. La seguridad en la equitación y sobre todo en la disciplina de salto es fundamental tanto para el jinete como para el caballo, a fin de disfrutar del encuentro y sacarle el máximo provecho a la experiencia.
 

 

7 feb. 2013

La importancia de un buen PROFESOR DE EQUITACIÓN


El deporte ecuestre en todas sus disciplinas está considerado como un deporte de alto riesgo, no obstante  ello no implica que debamos ver como normal que el jinete corra peligro innecesariamente  o que el caballo  padezca un sufrimiento durante su práctica. No debe ser tomado bajo ningún punto de vista como natural que el jinete viva literalmente en el piso producto de caídas ni tampoco que siempre obtenga  malos resultados durante la práctica.

Signos de alerta de que el jinete quizás no esté en las manos del profesor correcto:
  • Si cae de su caballo con mucha frecuencia, debe pensar que algo puede estar pasando.
  • Si no se siente cada vez más seguro y confiado de su caballo sino  que por el contrario se siente cada vez más inseguro e intranquilo.
  • Si tiene la impresión de que el caballo se niega cada vez más.
  • Si  dedicándose al salto es cada vez más frecuente el derribo de obstáculos.
  • Si no se confía en las instrucciones del profesor o no se le tiene el debido respeto y el jinete comienza a innovar basado en sus propias opiniones e impresiones.


Existen muchos factores que hay que considerar en la práctica de este deporte para poder evolucionar. A continuación enumeraremos algunos de los motivos más comunes que tal vez nos puedan explicar por qué no estamos avanzando de la forma deseada o esperada.
  • No se está realizando el trabajo adecuado para nuestro caballo
  • No se cuenta con el caballo adecuado para nuestro nivel o se está pretendiendo que el caballo de más de lo que realmente es capaz.
  • No se cuenta con el  instructor adecuado y se continúa atado a él por comodidad, costumbre o por considerar que se es “ infiel” al cambiarlo por otro más adecuado a las necesidades y expectativas personales. Lógicamente es deseable constituir una relación estable y duradera con el instructor.
  • Es importante recordar que no necesariamente el jinete destacado y que brilla en los concursos sea el mejor instructor ni tampoco el indicado para el alumno. Personalmente considero que el ámbito local hay excelentes profesores que no son debidamente reconocidos ni considerados como opciones válidas a la hora de elegir un instructor.
Resumiendo, en la práctica de los deportes ecuestres debe predominar la paciencia, la tranquilidad, la armonía y la evolución lenta pero permanente y constante hacia los objetivos fijados,  y en el  caso que esto no se esté produciendo, hay que realizar una consulta con algún profesional idóneo para determinar si no va siendo hora de cambiar algo.

29 ene. 2013

Vender un caballo



Hace un tiempo dábamos algunas recomendaciones a la hora de comprar un caballo ( Los sí y los no a la hora de comprar un caballo) Hoy nos pararemos de la otra vereda, la del vendedor.


Qué hace que un caballo se venda? Creo que su calidad, el nivel de entrenamiento, la presentación, su estado, un precio apropiado y los papeles en orden. Y luego valerse de contactos, contar con estrategias de publicidad y marketing y por qué no un poco de suerte, todo contribuye a concretar la venta.


El negocio de la compra y venta de caballos no es muy diferente a cualquier otro , por consiguiente, sería de utilidad valerse de un plan de marketing, dentro de los que vamos a considerar algunos puntos:

  • Pensar qué animal tenemos para vender
  • Saber cómo presentarlo
  • Identificar un nicho en el mercado
  • Hacer una evaluación de la competencia, esto incluye relevar los productos, los precios, las técnicas utilizadas y los resultados obtenidos por nuestros competidores.
  • Mostrar lo que marca una diferencia de nuestro caballo con respecto al resto


Siempre debemos presentar nuestro caballo en el mejor estado posible, resaltando sus cualidades positivas y dirigiendo nuestros esfuerzos hacia el mercado en el que puede resultar más atractivo, ya sea a nivel local, nacional o internacional.
Decidiremos además la manera en que lo publicitaremos, cómo y por qué medios ( internet, gráfica y un medio muy poderoso: el boca a boca). Y determinaremos algo fundamental: cuál será su precio de venta.


A no ser que estemos vendiendo un ejemplar muy específico, debemos recordar que siempre encontraremos muchos otros competidores en el mercado. Pero esto no debe desalentarnos sino que debemos confiar en el valor de nuestro caballo. En éste como en otros negocios, ya lo dice el refrán: “ la buena mercadería se vende sola “.